domingo, 17 de enero de 2016

Resonancia magnética cuántica: ¿magia disfrazada de ciencia y tecnología?

En la página facebook del DIF Puerto Peñasco, Sonora, aparece el siguiente anuncio:


Añaden: Acude a las intalaciones de DIF Municipal a partir del lunes 18 de enero a registrarte o bien llamar al tel: 3836145

¿Y cuándo se realizarán?


En Veracruz el "Grupo Prevenir es vivir" en coordinación con la Cruz Roja, realizó "estudios" con estos aparatos a finales del año pasado (ver aquí), el DIF Pánuco hizo otros "estudios" en octubre del año pasado (ver aquí), el 15 y el 16 de enero de este año, el DIF también hizo otros en Campeche (ver aquí), en el año 2014 el DIF realizó algunos en Veracruz (ver aquí).

Maravillosos estudios: económicos y no es necesario llevar muestras de orina, materia fecal o semen, tampoco es necesario tomar muestras de sangre. ¿Tacto rectal? No es necesario. ¿Alguna biopsia? Tampoco. ¿Ultrasonido? Para nada. ¿Rayos X?, ¿electroencefalograma? No, vamos, ni siquiera se necesita tomar la presión o la temperatura. Ni realizar exámenes de la vista. Ni revisar la boca introduciendo a los pacientes abatelenguas.

¿Entonces cómo se realizan los análisis? colocando unos sensores en la palma de la mano en donde se encuentran terminaciones nerviosas que representan a cada uno de los órganos mencionados, señaló la directora del DIF Champotón. A lo que el doctor José Luis Montañés agrega que con ello se puede predecir, prevenir cualquier enfermedad del cuerpo humano, con las frecuencias y la energía magnética débil del cuerpo humano son recogidos a través de un sensor, y después de la amplificación por parte del instrumento y del posterior tratamiento en el microprocesador, lo que permite detectar y prevenir cualquier enfermedad.

¿Qué alcances tienen estos análisis? Algunos de los sistemas que analiza ya los vimos en el anuncio del DIF Puerto Peñasco, pero veamos la respuesta de Honorio Hernández Estrada, presidente de la Cruz Roja en Agua Dulce, Veracruz, quien a finales del año pasado manifestó que con este equipo de última generación, en cuestión de minutos, se pueden realizar estudios de vesícula, riñones, páncreas, pulmones, próstata, nervio cerebral, función sexual, senos, ginecología y otras áreas.

Veamos la explicación que da uno de los promotores de estos aparatos.



Desgraciadamente para los promotores de los analizadores cuánticos de resonancia magnética, el año pasado (como se puede ver en esta nota) La Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Sinaloa exhortó a la población a denunciar a aquellas personas que ofrezcan diagnósticos médicos mediante aparatos que no cumplan con las regulaciones sanitarias. Faustino Heredia Niebla, coordinador en la zona sur de la Coepriss, fue enterado de que en el puerto se está ofertando un servicio de diagnóstico médico, mediante un “analizador cuántico de resonancia magnética”. El funcionario dudó de que un aparato pueda “predecir y prevenir” enfermedades o desequilibrios en el cuerpo humano, además de que para ofrecer este servicio –sobre todo si se trata de algo serio—debe de contar con una licencia sanitaria, entre otros complejos trámites del orden federal.

Ya veremos cómo continúan desarrollándose las cosas, por ahora termino esta entrada con el artículo que Lalo Hidalgo G. amablemente me permitió compartir aquí.

La resonancia magnética que ni es resonancia ni es magnética
Lalo Hidalgo G.

Por ahí de 1940 Isaac Asimov inventó el concepto del “cerebro positrónico” como dispositivo especial para los robots de sus ya famosas y clásicas novelas de ciencia ficción. Nótese: ciencia ficción.

No es raro que los autores de ciencia ficción inventen conceptos basados en términos que están “de moda” en el ámbito científico con tal de dar a sus novelas un “sabor” a ciencia. Y no tiene nada de malo, por el contrario, es divertido. Pero los escritores de ciencia ficción no hacen esto con la intención de embaucar a nadie (aunque siempre hay excepciones, ¿verdad L. Ron?).

                                  Robot con "cerebro positrónico". De la película "Yo, robot"

Sin embargo, el “robo” de términos científicos no es exclusivo de los escritores de ciencia ficción, de hecho es una costumbre mucho más antigua aún y de la que los charlatanes se han beneficiado enormemente hasta la fecha. Solo tienes que añadir las palabras “científicamente comprobado” para que tu producto se venda como pan caliente, especialmente si tus clientes no tienen ni la menor idea de los procesos de la ciencia. Ellos sí lo hacen para embaucar.

Solo haz (ab)uso de palabras como “energía”, “cuántico”, “vibratorio”, “onda”, “nivel celular”, “molecular”... cualquier palabra que suene “importante”, especialmente si las compones con prefijos y las mezclas un poco en una frase, y ya tienes asegurado el éxito de por vida: “Nuestro producto alinea la energía infra-cuántica a nivel celular hiper-vibratorio en el área sub-molecular inter-aleatoria de la espiroqueta de la chafaldrana... científicamente comprobado. Por solo $285.50 más gastos de envío”. Todo lo que debes hacer ahora es llenar botellitas de vidrio oscuro con agua de la llave y, voilà, a llenarte la bolsa de billetes. Hasta hace unos pocos años la palabra de moda era “energía”, ahora es “cuántico”. En breve será “fermiónico” o “hadrónico”, no sé, hagamos apuestas, a ver quién gana.

                                   Detector ATLAS del Colisionador de Hadrones del CERN

La cosa es que aquel refrán que dice que cada minuto nace un crédulo (y no, no lo dijo P. T. Barnum, eso es mera leyenda) es muy atinado. Y las autoridades no se libran de esa credulidad, también pueden ser víctimas de los charlatanes y andar comprando pistolitas de plástico con antenitas (léase GT200) para detectar el espíritu de ciertas sustancias y proteger a la humanidad de los daños de la harina de trigo. Todo lo que se requiere es que el aparatejo en cuestión tenga un nombre rimbombante, que esté prohibido desarmarlo y que lo avale alguien que tenga un título antes de su nombre en sus tarjetas de presentación, aunque sea “Licenciado en Ciencias Ocultas”, no importa, ¡es licenciado en CIENCIAS!

Afortunadamente hay quienes han dedicado tiempo y esfuerzo a sacar a la luz este tipo de fraudes, como Andrés Tonini, Luis Mochán, Martín Bonfil (en un artículo de su blog La Ciencia por Gusto) y otros que no recuerdo ahora, en el delicado caso del GT200.

Ahora le toca su turno al fraudulento “Analizador de Resonancia Magnética Cuántica” (tiene varios nombres pero todos son la misma cosa, un mero juguetito sospechosamente parecido al “E-Meter” de los cientólogos), que se ha venido usando por varias agencias municipales del DIF (Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia) para hacer “diagnósticos médicos” baratos y así apoyar a la población. Tal vez haya buenas intenciones pero a final de cuentas les está saliendo más caro el caldo que las albóndigas a los que han caído en el engaño (más los que van a caer), ya que se atienden por condiciones que no tienen. Mención honorífica entre las supuestas condiciones detectables por la mágico-maravillosa máquina en cuestión va para -y solo para niños- el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). ¡Ahora resulta que un galvanómetro detecta en segundos lo que a los especialistas les lleva meses!

Eso es muestra de una absoluta falta de ética (que en mi tierra le llamamos de otra forma, pero mejor me aguanto) además de un montón de faltas de ortografía y de sentido común (“ciclo menstrual” para mujeres, ¿en serio?).

El texto del anuncio publicado por el DIF de la ciudad de Puerto Peñasco asegura que:

“...mediante este estudio se puede predecir el desarrollo de cualquier enfermedad...”.

Que una institución dependiente de la Secretaría de Salud del gobierno federal publique algo así me hace sentir ganas de vomitar. Afortunadamente Ricardo Monjaraz, un ciudadano responsable, se dio cuenta de esto y lanzó la señal de alarma. Varios amigos nos pusimos entonces a averiguar un poco más del asunto.

Esto no es más que la punta de lanza, la caballería pesada viene atrás, los divulgadores profesionales, los periodistas responsables, los funcionarios éticos que pueden tomar cartas en el asunto y detener este fraude, que solo beneficia los bolsillos de unos cuantos y perjudica a cientos de incautos.

Con la salud no se juega. Y mucho menos cuando eres el encargado.

La historia y el funcionamiento de este aparatito detecta-todo (chequen las imágenes)...

           ¿Resultados de GLUCOSA en sangre sin hacer química sanguínea? Noten la diferencia en "valores" de la misma persona a los 10 minutos

                ¿Flacidez del ojo? ¿Fatiga visual? ¿CÍRCULOS OSCUROS? ¡Santa pseudociencia!

...quedan para otra nota porque es bastante largo de explicar y no se trata de que se duerman sino de que me lean, así que solo les dejo este breve video para que vean de lo que estoy hablando:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada