miércoles, 29 de octubre de 2014

La ufología en la literatura

La novela me llamó la atención por el título. A principios de la década de los años sesenta, un adolescente llamado Danny Asher Shapiro escribe un diario en el que se describe a sí mismo como un investigador de ovnis.

"He leído artículos sobre la escritura automática, las tablas Ouija, la comunicación que llega hasta nuestras almas desde el más allá. Por lo general no les doy crédito a estas cosas. Yo soy un investigador de ovnis con espíritu científico. Si vamos a resolver el misterio de los discos -como seguramente haremos, si perseveramos en ello, ignorando a los idiotas que pretenden ridiculizarnos- será por medio de la investigación y el análisis científico. Nada más."

Danny es un adolescente solitario, su madre está enferma y la relación con su padre es bastante mala. El diario le permite evadir su realidad. En la contraportada se lee que la novela "trata de la pérdida de la inocencia y de las ilusiones que creamos para protegernos de la inevitabilidad de la muerte."



En el segundo capítulo Danny afirma no haber creído ni una sola palabra del libro "Los platillos volantes y los tres hombres" de Albert K. Bender. Bender es el inventor de los "hombres de negro". Cuenta Danny:

Era el gran libro de Albert Bender, recién publicado, en el que iba a revelarlo todo. Sólo que la mayor parte de lo que decía eran tonterías. Desde mi punto de vista, el propio libro formaba parte de la mascarada.

Porque sí habían existido los tres hombres de traje negro. Esto estaba documentado. Su primera aparición se había producido en 1953, en Bridgeport, Connecticut. Bender, un investigador de ovnis de fama mundial había tropezado con el secreto de los platillos volantes y estaba a punto de revelarlo. Los tres hombres llamaron a su puerta. Lo dejaron demasiado enfermo hasta para comer, y demasiado asustado para hablar.


Danny platica del libro de Bender con dos de sus amigos: Jeffrey Duncan Stollar y Rosa Pagliano, quienes también se interesan en la investigación ovni:

Mientras tanto, Jeff estaba hablando tratando de captar su atención.

Los tres hombres, quien según la nueva historia de Bender eran alienígenas de ojos resplandecientes procedentes de otro sistema solar, le habían entregado un pequeño disco de metal. Para ponerse en contacto con ellos sólo tenía que apretar el dsico y decir la palabra "Kazik". Algo así como nuestros dispositivos Delta.

-Dice Bender -rió Jeff, como si aquello fuese algo gracioso que tal vez hiciera reír también a Rosa- que lo secuestraron, ¿no?, y que lo llevaron a bordo de su nave espacial. Luego le implantaron algo en el cerebro. De modo que siempre que se le ocurría aunque fuese pensar en contarles a los demás quiénes eran y lo que estaban haciendo, le entraban unas jaquecas atroces. Y si alguna vez llegaba a contarlo de verdad...
-¿Sí? -dijo Rosa con los ojos abiertos de par en par.
-¡Puf! ¡Se desintegraría allí mismo!
-¿Su cuerpo entero? -preguntó Rosa-. ¿Se desintegraría así sin más?



Al inicio del capítulo cuatro Danny habla sobre Richard S. Shaver y los intraterrestres:

Y en un pueblecito de Pennsylvania vive un obrero del metal llamado Richard S. Shaver. Recibe, a través de su soldador -o puede que de su memoria- revelaciones procedentes del subsuelo terráqueo. De unos seres llamados "dero", supervivientes de una antigua raza de viajeros del espacio abandonados en la Tierra cuando el Sol se volvió venenoso. Sus rayos volvían locos a los dero; su locura los volvía malvados. Viven bajo tierra, en una red de cavernas ocultas. Los ovnis son sus naves voladoras. Ellos son los diablos de los mitos pasados.


"Desde tiempos inmemoriales -le contaron a Shaver- los dero han tenido sus infiernos en el inframundo. De este modo, los cristianos de la superficie no andáis tan desencaminados en vuestras representaciones del infierno. La única diferencia es que no tenéis que morir para llegar, pero, una vez allí, deseáis la muerte. Siempre han existido infiernos en la Tierra y éste es uno de ellos."


Disparates de chiflados, había pensado siempre. Sólo un loco de atar podría dar crédito a algo así. Ahora ya no estoy tan seguro.

jueves, 9 de octubre de 2014

Cultura científica

Programa La mala cabeza. Tema: cultura científica. Conducen Rodrigo Vidal Tamayo y Alfredo Villegas. Invitado: Dr. Raúl Alva.


Para escucharlo da clic aquí.

domingo, 31 de agosto de 2014

Mitos, leyendas, supercherías, extraterrestres y demás menjurjes

Conferencia del Dr. Raúl Alva, Biofisicoquímico del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa (28 de agosto de 2014).




sábado, 9 de agosto de 2014

La fascinación de los vigilantes por los globos

El sábado 26 de julio de 2003 se llevó a cabo el "Congreso OVNI, México D.F."

En dicho congreso ovni entrevisté a Carlos Alberto Guzmán Rojas (sobre el caso del ovni de las Lomas), a Fernando J. Téllez (sobre la ufología mexicana de los a...ños setenta) y a Enrique Kolbeck (sobre el caso de Sara Cuevas). Platiqué con César Buenrostro, Héctor Chavarrìaría y Luis Ruiz Noguez .


Semanas después del congreso, Carlos Alberto Guzmán Rojas me invitó a una reunión en su casa. Estuvieron César Buenrostro, Alfonso Salazar y Roberto S. Contreras.

Contreras me dijo que estaba molesto por la nota que sobre el congreso publicó el tal Noguez en el número 25 de la revista de ufología crítica "La Nave de los Locos". Contreras dijo que nunca volvería a invitarlo a algún congreso (lo dijo como si yo hubiera tenido algo que ver o como esperando que le pasara la queja a Luis; y sí se lo comenté, pero ¡ocho años después!, cuando participó en Pseudociencias bajo la lupa en la UAM-I).

La molestia se debía a que Luis había publicado que -durante el mencionado congreso- varios ufólogos le dijeron que los "humanoides voladores" que se veían en los videos de algún vigilante eran en realidad globos. "Y sí se lo dijimos, pero no para que lo publicara", me explicó Contreras. "Nunca me pidieron que guardara el secreto", me dijo Luis.

El tal Noguez escribió:

Mientras eso sucedía arriba, debajo del escenario pregunté, en primer lugar a Yohanan Díaz y a Roberto Contreras, sobre el video de los humanoides voladores. Ellos dijeron que era un fraude. Comentaron que Guerrero estaba perdiendo atención de Maussán, debido a las fotografías de Robles Gil (en ese entonces la nueva estrella de Jaime), por lo que se le ocurrió filmar globos con formas humanoides para presentárselas al as de los videos de globos, Jaime Maussán quien, como siempre, se emocionó y los aceptó como buenos. Luego, Clemente y otros maussanitas le dijeron que eran un fraude. Jimmy dejó que las cosas siguieran su curso, mientras generaran dinero. Luego, de común acuerdo, Guerrero y Maussán sacaron del aire esos videos.


La segunda consulta fue a un maussanita, muy amable, del cual siempre olvido el nombre. Éste me confirmó lo dicho por Díaz y Contreras: son videos de globos. Uno de ellos es de Buzz Light Year y el otro de Superman. Agregó algo más. La estrella que había caído y que actualmente resurge con fuerza (Robles Gil) también presentó su versión de los humanoides voladores: una fotografía modificada digitalmente de nada más y nada menos que… ¡Bob esponja! Me encanta la creatividad y lo surrealista de la ufología mexicana.

Aquí la nota completa sobre el congreso.
 

sábado, 2 de agosto de 2014

SOMIE y Revista de revistas

Sobre los orígenes de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica, Héctor Chavarría me comentó:

"En buena medida SOMIE nació en Excelsior, en Revista de revistas. Un número se le dedicó a los ovnis. Yo era el subdirector e invité a un par de ovnílogos creyentes a escribir artículos, pero llegó la banda: Mario Méndez, Pedro Brull, Mauricio-José que en aquel entonces era mi asistente. Yo escribí un artículo ambiguo, no me declaré escéptico, pero yo defendía la existencia real del fenómeno. Se podían ver cosas que no se identificaban, y hablaba de los mitos que se tejían, daba muchos ejemplos de casuística porque yo había estado metido en el rollo. Mario, Mauricio, Pedro y otros, nos reuníamos todos los lunes a hablar de literatura, ciencia, etc. Y empezamos a pensar que sería muy buena onda hacer una sociedad escéptica, esto fue por 1987. SOMIE se fundó en 1990."

La entrevista completa aquí.
 
 
Se trata del número 3906, correspondiente al 7 de diciembre de 1984.

Participaron Mario Méndez Acosta, Mauricio-José Schwarz, Enrique Guarner, Pedro Brull, J.P. Jourde, Francisco F. Torreblanca, José de Jesús Calles, Rafael Fernández Flores, Fernando J. Téllez y el chino Chavarría. Mario Méndez tradujo un texto de James Oberg.
 
 
¿Usted qué opina?

PRO Y CONTRA DE LOS OVNIS

A veces algo surca los cielos y quienes lo ven no encuentran explicación a su presencia. Entonces surge el misterio. ...


A esas cosas misteriosas se les han dado muchos nombres: escudos de fuego, carros de los dioses, barcos voladores... la lista sería muy larga. porque -¿podría ser de otra manera?- cada cultura, cada pueblo y en fin, hasta cada persona, le busca un nombre especial a lo que no entiende. Esas cosas misteriosas, irritantes y muchas veces molestas, han sido llamadas en nuestro tiempo OVNI. Siglas que son las de Objeto Volador No Identificado... nada más, sin connotacioes extras que podrían -y en muchas ocasiones han podido- confundir a quienes las escuchan.

De eso hablamos, lector amigo, en este número de Revista de revistas que tiene entre sus manos. Es un tema, lo sabemos, difícil, arduo, en ocasiones divertido pero que siempre desata las pasiones en pro o en contra; de ahí el título de esta sección. Porque puede estarse de acuerdo o no con los OVNI y cuanto su mito y verdad arrastran, pero es casi imposible permanecer indiferente.

Así, las plumas de nuestros colaboradores y de algunos invitados como James Oberg, divulgador estadunidense y Fernando J. Téllez, ovnílogo representante en México de APRO (Aerial Phenomena Research Organizator, Inc.), sacaron algo "de su cosecha" para tratar este tema que surgió entre nosotros en una de tantas pláticas en las que ninguno pudo permanecer inmune -para defender o atacar- a la "magia" de los OVNI.

Así pues, las opiniones que leerá van desde el ataque hasta la defensa, pasando, como es de esperarse, por los términos medios y el intento de explicación racionalista o fantástica del fenómeno. Algunos de quienes escriben han sido considerados expertos en la materia o han dedicado parte de sus esfuerzos a la difusión de la casuística OVNI; otros no. ¿Importa eso? Creemos que todo se vale porque a mayor número de opiniones hay mejor posibilidad de normar criterios.

A final de cuentas, será usted mismo leyendo, quien diga la última palabra. Esperamos que encuentre nuestro esfuerzo interesante y divertido. (H.CH.)
 
 
OVNI y sociedad

EL MITO DE NUESTRO TIEMPO
Mario Méndez Acosta
(Fragmento)...

LOS MEDIOS

¿Por qué entonces sigue siendo tan extendida la creencia en la realidad del origen extraterrestre de los OVNI? La respuesta a esta pregunta la podemos hallar en el comportamiento de los medios masivos de comunicación.

Un OVNI siempre es una buena y una gran noticia... El descubrimiento de un fraude, la simulación o la simple explicación racional de un falso OVNI, por el contrario, nunca podrá ser una noticia atractiva.

La gente desea creer en la magia por sobre todas las cosas y jamás es bienvenido un balde de agua fría sobre aquello más querido. Por ejemplo, aunque existe gran cantidad de libros críticos sobre el fenómeno OVNI, éstos pertenecen a ediciones menores y casi seguramente nunca serán traducidos al español. Investigadores como Philip Klass, autor de Los Ovnis explicados y Los Ovnis, el Público Engañado; astrónomos como James Oberg, autor de Los Ovnis, un enfoque amigable aunque escéptico; el escritor científico Robert Sheaffer, autor de El veredicto de los Ovnis; Menzel y Taves, autores de El enigma de los Ovnis y muchos otros más, han presentado en sus obras explicaciones aún a los casos más seguros de observaciones de naves supuestamente extraterrestres; de contactos del primero, segundo y tercer tipo y hasta de secuestros cósmicos de algunos mitómanos. No obstante esta información escéptica nunca llega al gran público.

La creencia en los OVNI se convierte en algunos países casi una religión y muchos vivales manifiestan tener contactos cotidianos con los amigables extraterrestres.

Mientras los verdaderos científicos pasan trabajos enormes tratando sin éxito de detectar señales radiales inteligentes del cosmos, un ejército de fanáticos y charlatanes hace un gigantesco negocio con la credulidad de un público sujeto a uno de los mayores lavados cerebrales que se recuerdan en la historia.
 
 

viernes, 11 de julio de 2014

Los ovnis del eclipse...

Hace unos minutos, el ufólogo Leopoldo Zambrano escribió en su página en Facebook:

"Un día como hoy, pero de 1991, se observó en México el llamado "Eclipse del Siglo".

"Hoy se cumplen 23 años del último eclipse total de Sol observado en la República Mexicana el 11 de julio de 1991.
Previo a este eclipse total, había ocurrido el eclipse del 7 de marzo de 1970 observado desde Mihuatlán, Oaxaca y el siguiente a ser visible ocurrirá hasta el 8 de abril del año 2024. El eclipse de 1991 tuvo la particularidad de ser el eclipse de mayor duración en lo que restaba del siglo XX, con casi 7 minutos de totalidad. Este eclipse fue visible en Baja California Sur, Sinaloa, todos los Estados del centro del país para salir por Chiapas. Millones de personas, incluyendo la gran población de la Cd. de México, tuvo la oportunidad de observar este fenómeno.

"Además de ser el último eclipse total del siglo XX, también sirvió para reavivar el interés en los ovnis al confundir, en la penumbra, al planeta Venus con un objeto volador no identificado. Varias carreras ufológicas florecieron con la confusión."

Algunas personas videograbaron al planeta Venus, como menciona Leopoldo Zambrano, pero también se obtuvieron fotografías de un ovni de gran tamaño, al menos eso escribieron en el primer número de Reporte Ovni, la revista de Zita Rodríguez Montiel.
 

El ovni -de más de un kilómetro de diámetro, según el supuesto fotógrafo profesional Francisco Picco, uno de los testigos- sólo se hizo visible en las fotografías, es decir, los testigos no notaron su presencia.
 

Del "ovni invisible" -escribió Héctor Escobar- existen casi innumerables tomas, prácticamente cualquier persona que tuvo la idea de tomar fotos de las distintas fases del eclipse consiguió la imagen del primer “OVNI”. De hecho, lo difícil sería no haber obtenido OVNIs. Cuando se fotografía de manera directa una fuente luminosa, es inevitable que el juego de lentes de cámara produzca una serie de reflejos al interior de la misma. Este problema se aprecia casi siempre que fotografiamos un paisaje con el sol de frente. En este caso, la imagen del OVNI invisible se hace más brillante en el momento en que el eclipse es casi total y sólo es visible alrededor de la luna el llamado Anillo de Diamantes. Una zona de la cromosfera altamente brillante debido al contraste con la luna y la noche. A este respecto hemos tomado fotografías del sol, haciéndose evidentes en la gran mayoría de ellas un “OVNI invisible de las mismas características del OVNI del eclipse”.
 

Un posterior análisis computarizado de las imágenes del OVNI del eclipse arrojó como resultado que se trata de un objeto plano (sin volumen), característica típica de las imágenes debidas a reflejos.
 

El texto de Escobar: Primera parte, segunda y última parte.
 
Análisis del caso por Oscar García (conozca cómo nació el fenómeno Maussán): Primera, segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta, séptima, octava y última parte.