jueves, 9 de febrero de 2012

EL CASO PUEBLA (segunda parte)

Luis Ruiz Noguez

LOS REPORTES DE TLAXCALA

El asunto pareció ser confirmado por los reportes de personas en la Sierra Norte de Tlaxcala que afirmaban haber visto luces en el cielo, en trayectoria descendente y cuya presencia había sido punteada por varias explosiones muy fuertes que sacudieron la región.


El periódico capitalino La Prensa entrevistó al señor Celedonio López, juez de la paz del poblado Plan de la Flor, quien aseguró que todos los habitantes presenciaron el suceso. En ese mismo pueblo se encontraba el señor Luis Flores Zabaleta, quien dijo a los periodistas:

Esos como cohetes brillaban y dejaban humo, cuando de momento se escuchó un estruendo y como que estalló el aparato grande, pero no llegó a Tierra sino que más bien parecía que se caían las luces que se veían, y hasta pensé que era un avión que nos estaba echando veneno para matarnos. Esto lo comenté con Lucio, que junto conmigo vio lo que estoy diciendo, pero luego que oímos el trueno y sentimos que se estremeció la tierra, desapareció el aparato.

En Texocuizapan, Tlaxcala, Manuel Tapia, observó el fenómeno de esta manera:

El 29 de julio, a las seis de la mañana, vi a esos objetos. Eran tres luces de color rojo; iban de Sur a Norte, a vertiginosa velocidad.

Los tres objetos –continúa Tapia-, los perdí de vista tras las montañas. Dos o tres minutos después se escuchó un estallido. Yo no vi que cayera ninguno de los objetos, sólo los vi desaparecer y luego escuché como que algo rodaba por el cerro, una vibración muy fuerte que hasta estremeció el suelo como un temblor.

Emilio Fernández, presidente municipal de Terrenate, en el Estado de Tlaxcala declaró:

Acá mucha gente lo vio: un objeto muy grande que iba sacando lumbre por todos lados. Pasó a gran velocidad, e inmediatamente después que se perdió de vista se oyó un golpe, como desgarre de piedras. Fue tan fuerte el impacto que se estremeció la tierra.

Plutarco Briones, vecino de La Caldera, Tlaxcala declaró:

Todos dicen... pero ninguno lo ha visto. Algunos dicen que está en el Cerro Grande, otros que en El Mirador, como cuentan. Unos señores de Tlixtalaco decían que estaba en el cerro y que no lo podían sacar... pero sólo dicen.

Al parecer el OVNI no había caído en el estado de Tlaxcala sino un poco más al Noreste, en la Sierra de Puebla. Había muchos reportes pero todos desperdigados en la geografía de aquel Estado. Se hablaba de lugares distantes por lo menos 20 kilómetros uno de otro.


LOS REPORTES DE PUEBLA

Uno de los mejores reportes fue el de un humilde vendedor de manzanas que bajó de la sierra al pueblo de San Francisco Ixctacamaxtitlán para notificar a los habitantes que el extraño objeto luminoso se había estrellado en las montañas. La mecha estaba encendida, a partir de ese momento los habitantes del lugar no hablarían de otra cosa más que del OVNI que se había estrellado en la sierra, la prensa de varias localidades publicaría constantemente fantásticos relatos sobre una nave interplanetaria averiada.

El lugar donde supuestamente había caído el objeto es una de las regiones más cerradas de la Sierra Madre Oriental, pero eso no amedrentó a los “ufólogos”. Un verdadero tropel de periodistas, investigadores amateurs, excursionistas, fanáticos y simples curiosos se lanzaban a Ixctacanaxtitlán o a Libres, Puebla, y de ahí a la sierra, para tratar de encontrar los restos del “artefacto”.

A la redacción de Contactos Extraterrestres se comunicaron diversas personas de Puebla y Tlaxcala asegurando que habían estado en el lugar de los hechos y tenían fotografías del “aparato” estrellado. Por supuesto, ninguna de estas personas mostró tales fotografías.

Los investigadores de Contactos Extraterrestres recogieron varios informes provenientes del poblado de Teteno, en Puebla. Entre los testigos tenemos al señor Nazareo Moreno, quien informó haber visto tres luces, dos primero y luego una tercera que dio alcance a las otras y luego salió volando muy rápido y “echando chispas” para perderse rumbo a Tres Cruces:

Al principio eran sólo dos de esas luces que se movían bastante rápido sobre el cielo, de pronto, llegó otra luz que se acercó mucho a una de las otras hasta que quedaron casi juntas. La que se había acercado salió de repente volando muy rápido y echando chispas que caían casi hasta el suelo. Iba tan rápido que sólo alcance a ver cómo se perdía detrás de los cerros allá por Tres Cruces.

En Libres declararon que habían observado el mismo fenómeno, acompañado de la caída del objeto y una explosión.

Una versión periodística que fue transmitida al extranjero, asegura que el supuesto lugar donde se produjo el impacto fue el Cerro de las Tres Cruces. En esa misma información se dice que el reportero recorrió el lugar sin encontrar el objeto, pero que algunos testigos “le mostraron en el área gran cantidad de pastos quemados y manchas de aceite en el terraplén”.


EL AMARILLISMO DE LOS PERIÓDICOS

Esta noticia originó que el ufólogo francés Guy Tarade escribiera que en los cielos de México se había desarrollado una batalla entre naves alienígenas. Estas fueron sus palabras:

Como escribíamos en OVNI, Terre planete sous controle, el combate entre OVNIs que se desarrolló a finales de julio de 1977 en el cielo de Puebla, en México, fue seguido por miles de testigos. Un objeto atacado en pleno cielo se estrelló en la sierra. Según informaciones recientes, un OVNI intacto se conserva hoy en esta región, ¡bajo control de la armada americana!

Pero esa no era la única historia sensacionalista. Los rumores eran tan fantásticos que hoy, varios años después de los sucesos, nos preguntamos ¿cómo pudieron creer toda esa basura?

Para ese entonces el periódico La Prensa había dado pauta al sensacionalismo. En sucesivas ediciones del mismo se informaba que el OVNI estaba siendo rodeado por el Ejercito y que vendría pronto personal de la NASA. También se decía que el lugar estaba restringido para los curiosos. Se hablaba del rescate de humanoides, computadoras, etc.

Días después, La Prensa había publicado una foto del Ovni estrellado en la sierra, curiosamente lo que se observa en la foto no es la sierra de Puebla sino ¡el Cañón del Colorado! Huelga decir que el OVNI tampoco era tal.

Las versiones que circularon eran muy variadas, pero el rumor más insistente decía que un platillo volador averiado se encontraba atrapado en la sierra y que el Ejercito Mexicano había acordonado el lugar donde supuestamente estaba el OVNI para no permitir el paso. La zona era muy amplia (Libres, El Mirador, Analco, San Francisco Ixtacamaxtitlán, Grajales, Oriental, Zaragoza...).

En Teteno algunas personas informaron que el objeto se había estrellado en la ladera del cerro de las Tres Cruces. Según la prensa amarillista:

El OVNI se estrelló en el Cerro de las Tres Cruces enterrándose hasta la mitad en la tierra; mide entre 40 y 60 metros de largo y tiene muchas luces rojas y amarillas que aún permanecen encendidas. Está herméticamente cerrado y en el interior se encuentran sus tres tripulantes, de los cuales ya han muerto dos. Su apariencia es de enanitos de un poco más de un metro de estatura, son de color verde, tienen enormes ojos saltones y orejas como de toro, visten trajes plateados pegados a la piel y tienen los pies en forma cuadrada.

Las leyendas abundaron. También se hablaba de pequeños seres de aspecto demoniaco, obviamente extraterrestres, de seres rubios, hermosos y muy altos, también extraterrestres. Estos últimos, de dos metros de alto, habían secuestrado a una arqueóloga americana –quién sabe con qué eróticos fines- y que el novio estaba desesperado. Incluso se llegó a comentar que los poblanos habían jugado un partido de futbol contra los extraterrestres. Afortunadamente quedó en empate (¿qué hubiera ocurrido con la Tierra de haber perdido los extraterrestres?). Pero dejemos que sea el mismo Héctor Chavarría, el principal investigador del caso, quien nos cuente esa historia en su estilo tan ameno y particular:

Encontramos múltiples leyendas alusivas al hecho, que iban desde la retroalimentación de hechos hasta la fantasía más desenfrenada... hubo de todo: alienígenas de colmillos largos, hombrecitos verdes, historias de secuestro de arqueólogas con un chocante parecido a Dale Arden (y novios de las mismas igualitos a Flash Gordon), hasta mutilaciones de ganado y de uno que otro humano descuidado, pasando por la historia de un partido de futbol entre humanos y alienígenas que había terminado en empate gracias, posiblemente, a la mano de Dios (¿escuchas Maradona?), vuelos de helicópteros de una extraña compañía llamada Nacional de Aceros, S.A. (NASA).


Lo extraordinario y fantástico de los rumores hizo que Héctor Chavarría y Pablo Latapí Ortega (el mismo que ahora lee las noticias para Televisión Azteca) decidieran ir cuanto antes al mentado cerro y averiguar qué era lo que realmente ocurría. Como era de esperar no había enanitos verdes, tampoco azules, ni de ningún otro color.

Continuará...

Todas las entradas sobre este caso:






4 comentarios:

  1. Hola Luis. me gustaria saber donde encontrar la primera parte. He leido hasta la 5 pero sin la primera es como si me faltase algo. Gracias

    ResponderEliminar
  2. me encanta este caso. lo he leido (las partes que ahi) pero me falta la primra. puedesdecirme donde encontrarla para leerla???? gracias

    ResponderEliminar
  3. Hola, soy Martín Fragoso, la primera parte está en este enlace:

    http://elespaciodeldebunker.blogspot.mx/2012/02/cuando-los-ovnis-chocan.html

    ResponderEliminar