lunes, 5 de diciembre de 2011

Orgullo

El espectáculo resultó extraordinario.

Todos los diablitos saltaron aros de fuego, bailaron e hicieron malabares.

Los niños rieron y aplaudieron a más no poder. Los adultos también se sintieron fascinados.

Al final se entrevistó al responsable de la exhibición.

-¿Y en qué momento descubrió su vocación?, ¿cuándo supo que su tarea en este universo era la de amaestrar demonios?
-Bueno, seré honesto, yo en realidad quería ser exorcista, desde pequeño soñaba con esa idea, tenía grandes planes...
-¿Y qué sucedió?, ¿qué le hizo apartarse de sus sueños?
-Pues verá, cientos de demonios me atormentaban, intenté arrojarlos lejos de mi cuerpo y de mi mente...
-¿Y no pudo?
-¡Claro que pude! Y agradecería que no me interrumpiera tanto. La verdad es que pude deshacerme de todos ellos. Pero lo que viví a continuación para nada me gustó. Las noches se me hicieron eternas sin las visitas de mis amigos, sí, no ponga esa cara, terminé considerando amigos a mis demonios internos.
-¿De verdad?
-¿Me cree un mentiroso?
-No, claro que no, pero...
-Pero nada. ¿Ha pensado usted lo que sería la vida sin ellos?, ¿a qué dedicaríamos el tiempo?, nuestros demonios son nuestra razón de ser, sin su existencia nos aburriríamos terriblemente, son la sal y la pimienta. ¿De acuerdo?
-No lo sé, no lo había pensado.
-Le confesaré algo más. He recibido la visita de personas a las que se les realizó exitosamente un exorcismo y ¿sabe para qué me buscan? No me vaya a interrumpir. Me buscan para que les regrese sus tormentos. Entonces tengo que llevar a cabo una especie de "exosrcismo en reversa".
-¡Increíble!
-Créame, la existencia sin los diablitos sería insoportable. Por ello es que no es buena idea ahuyentarlos. Pero tampoco es buena idea darles completa libertad, no debemos permitirles que hagan con nosotros lo que les venga en gana, lo mejor es amaestrarlos, domesticarlos. Darme cuenta de lo anterior me llevó a descubrí mi vocación.
-¿Entonces ya no desea exorcizar demonios?
-¡Para nada! De hecho, mi oficio es superior al de los exorcistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada