viernes, 17 de septiembre de 2010

Confesiones de un escéptico


Cuando en 1991 Nino Canún decidió llevar a cabo debates acerca de los OVNIs en su programa “¿Y usted qué opina?” (primero en radio y luego en TV) Óscar García era un adolescente. En aquel momento decidió unirse al equipo de Jaime Maussán, posteriormente se uniría al equipo de investigadores de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica.

García tuvo una intensa actividad ufológica: investigó reportes de aterrizajes, casos fotográficos, entrevistó investigadores de varios países, también investigó supuestas apariciones de la Virgen María, etc. Fue uno de los editores de la revista Perspectivas Ufológicas, su trabajo también pudo leerse en la revista Duda (Editorial Posada), llegó a dirigir la revista Contacto OVNI.

La mejor época de esta última revista fue precisamente cuando la dirección estuvo en sus manos, y no podía ser de otra forma, pues ha sido uno de los más inteligentes ufólogos que ha habido en nuestro país. Sobre ese momento Luis Ruiz Noguez recuerda: Oscar García, quien llegó a dirigir la revista, recibía los artículos de los ufólogos y me preguntaba si tenía algo al respecto (para publicarlo). Eso estaba excelente, muy divertido, pero hubo golpe de Estado. Se reunieron los ufólogos y hablaron con el dueño, le dijeron “¿de qué se trata? esta es una revista de ovnis y está dirigida por escépticos, si no los corres nosotros nos vamos y la revista se va a caer”. Y no es mentira, pregúntale a cualquiera de ellos, a Mario Torres, a Luis Ramírez, a cualquiera de los que escribían. De cualquier forma tenían razón, no creo que la revista se hubiera caído, pero tenían razón en el sentido de que era una revista de ovnis y estaba dirigida a personas que creían en ovnis, y nosotros desmentíamos a los ufólogos.
Además de los OVNIs, a García le interesaba la divulgación de la cultura, la reflexión y la inteligencia. Prueba de ello fue la revista Planeta X, en la que logró reunir un importante equipo de colaboradores. Aquí puede leerse lo que Alejandro Agostinelli escribió sobre Óscar.

En el número 22 de la revista Contacto OVNI –mismo que salió a la venta en octubre de 1996- García publicó sus reflexiones acerca de la labor de los ufólogos.


El Objeto Ufológico Permanente
Por Óscar García
Para Luis Ruiz Noguez y Magdiel Poot

Durante más de diez años he investigado casos de OVNIs. Actualmente tengo veintitantos años y, aunque aún soy joven, he investigado personalmente cientos de reportes y he viajado a diversas ciudades tanto de México como de Estados Unidos (y algunas de Europa) buscando siempre información nueva al respecto.

Mi postura y opinión hacia el tema de los OVNIs ha levantado polémica desde que decidí dar un jirón hacia la investigación ufológica racional. Antiguamente había sido un firme defensor de la idea extraterrestre, pero actualmente yo no defiendo nada, simplemente no afirmo hasta no contar con pruebas. La polémica se debe en gran mediada a que mucha gente tiene la confusión de si soy escéptico o creyente, y es común que se haga esa maniqueísta diferenciación. Y más común que el término escéptico sea utilizado de un modo peyorativo, como si los escépticos fueran un grupo de personas que como único fin tienen negar los casos OVNI a priori...

                                               García en el programa ¿Y usted qué opina?

Lo cierto es que el escepticismo es simplemente la sana duda ante todo. Uno debe ser escéptico siempre. TODOS debemos ser escépticos. Uno debe dudar siempre de todo, porque este mundo, lo queramos o no, está lleno de engaños; sean mal intencionados o no, eso es lo de menos... Y creo que si fuéramos un poco más escépticos y desconfiáramos más de las afirmaciones sin respaldo que se gritan como verdades, menos gente nos engañaría, quizás no habría crisis económica. Una muestra del engaño perfecto es el gobierno de México, el sexenio salinista y, para no alejarnos del tema, también lo son muchos casos OVNI que se presentan con bombos y ahora sí que con platillos.



MANTENER LOS CASOS NO-RESUELTOS

Soy investigador de Objetos que Vuelan y el testigo No puede Identificar. Y si me preguntan si soy escéptico o creyente, entonces tengo que inclinarme por la posición del escéptico, porque la creencia es una cuestión de fe y la postura de los defensores de la hipótesis extraterrestre es constantemente una cuestión de fe. Y no porque le recen a los extraterrestres (aunque haya quien lo haga) sino la fe entendida como una creencia ciega sin bases ni evidencias. Y este debate es común; ¿cómo llamar correctamente a los ufólogos? Yo creo que debe nombrárseles de diversas maneras (porque además hay de diversos tipos):

Hay, por ejemplo, los promotores de extraterrestres, también la contra, es decir los negadores, también hay los escépticos o dudosos y los creyentes que en vez de realizar investigaciones o documentarse al respecto para buscar alternativas racionales a las explicaciones (para tratar de identificar lo no identificado, cual buen detective), tratan de NO encontrar explicaciones. Es decir, creen que su trabajo es mantener los casos NO-resueltos y, mientras más enigmático el asunto, mejor. No van a investigar buscando respuestas sino intentando encontrar datos que reafirmen sus creencias y su convencimiento de que los OVNIs son naves extraterrestres tripuladas... Y eso es un prejuicio.

Portada del número cinco de Planeta X.

Ahora, usted me puede preguntar; ¿pero también sería un prejuicio pensar que no son extraterrestres? Y la respuesta es NO, porque quien hace la afirmación extraordinaria es quien debe mostrar las pruebas extraordinarias... Si yo digo que los cuervos blancos existen yo lo tengo que demostrar porque lo estoy afirmando. Y efectivamente también me pueden demostrar que no es cierto, pero no tienen por qué hacerlo, aunque puedan: porque para demostrarlo tendrían que cazar a todos los cuervos del planeta para así demostrarme que no existen los cuervos blancos, lo cual es posible pero llevaría un trabajo tremendo y un gran esfuerzo.

El modo más fácil de resolver un problema es tomando la solución más directa, corta, rápida y, sobre todo, la más racional... Y decir que los OVNIs son naves extraterrestres es darles una explicación irracional porque, ¿por qué afirmar que son naves extraterrestres si por discriminación no hemos demostrado antes que pueden ser cualquier otra cosa de las miles que hay en el planeta? ¿Por qué nuestros conocimientos y nuestra capacidad de identificación no nos pueden determinar qué es lo observado?

Nadie es conocedor de todo en este mundo y por lo tanto ante un avistamiento uno debe confesarse incapaz de determinar lo que se observa y humildemente decir: “no sé lo que es” y no decir que ese OVNI era una Nave Extraterrestre... Aunque el hecho de que uno no sepa qué es lo que se está observando no quiere decir que no haya alguien que sí sepa de qué se trata... Un meteorólogo que no puede identificar un objeto que está avistando en el cielo no tiene por qué ser infalible como tampoco un piloto pues, por ejemplo, existen una cantidad de trastornos mentales que, en determinado caso, podrían producir alucinaciones, hay también espejismos y cosas por el estilo que su especialidad no abarca y ellos no tienen por qué conocer... entonces en el mundo y en la naturaleza y en nuestra mente, ocurren una cantidad extraordinaria de fenómenos, es decir de “cosas que ocurren”, y para decir que lo observado es un NO identificado primero el reporte debe pasar por todos estos filtros. Si el caso se mantiene inexplicado es eso: Un Inexplicado, un No Identificado; más no una Nave Extraterrestre...

Óscar García y Luis Ruiz Noguez fueron los responsables del número especial sobre la supuesta autopsia extraterrestre que publicó la revista Contacto OVNI (para más información ver aquí)

ERRORES CON LAS PALABRAS

Sin embargo es común creer que los OVNIs son naves extraterrestres y eso es un error. Uno puede estar convencido de que los Objetos No Identificados son Naves Extraterrestres y puede decirlo (la libertad es de todos) pero debe antes aclarar que se trata únicamente de una creencia, de una cuestión personal de fe, más no de un hecho. Uno puede decir “yo creo que ese caso reportado es una nave extraterrestre” más no afirmar “es una nave extraterrestre” porque la afirmación requiere de demostración, y si quien afirma cree que sus “pruebas” son cosas tales como fotos o videos, se equivoca; porque esas “pruebas” de ningún modo son válidas pues lo único que demuestran (en el caso de no ser trucadas) es que se ha filmado ALGO, un objeto que no se sabe qué es: y punto...

Yo, por ejemplo, puedo afirmar categóricamente que los OVNIs existen (y de hecho estoy convencido de ello) pero eso es un hecho demostrable porque hay Fenómenos y casos de Objetos que vuelan y no sabemos lo que son: Eso es comprobable, demostrable; en cambio yo no puedo afirmar que las Naves Extraterrestres existen... Y hay que diferenciar muy bien, porque una cosa es no creer que los OVNIs son naves extraterrestres y otra muy diferente afirmar que la posibilidad de vida en otra parte del universo no es posible.

¿Entonces afirmo que sí hay extraterrestres? No, yo no AFIRMO, yo no afirmo nada sin tener pruebas y de eso no tengo pruebas, por lo tanto lo que digo es que ES MUY POSIBLE, por los datos, que haya vida extraterrestre: Nótese cómo dogo: “Es muy posible” mas no “hay”, ¿me explico?... Las palabras son maravillosas y uno comete errores constantemente con ellas. Así que yo creo que hay una gran posibilidad de que haya extraterrestres pero sí afirmo que HAY objetos que vuelan y no sabemos qué son, que HAY casos de personas honradas que, psicológicamente, están convencidas de haber sido secuestradas por ET’s y haber sido llevadas a bordo de una nave, que HAY otras personas que de repetir una y otra vez que han sido contactadas, y han sido llevadas a viajar al espacio con sus amigos extraterrestres, finalmente se convencen a sí mismos, en su consciente, de que eso es verdad, pues, como todos sabemos, una mentira, de tanto repetirse, se termina por creer: mas no por convertirse en verdad... Y la verdad es un hecho que únicamente es afirmable cuando es demostrable.


Entonces hay que dejar muy claro que hay posibilidades de que estos fenómenos ocurran... Y aunque ocurrieran, de ningún modo yo puedo (ni tengo por qué) relacionar una cosa con otra, pues que haya OVNIs nada tiene que ver con una señora que afirma haber sido abducida: ¿Qué nos permite relacionar tales reportes aislados? ¿Que la señora reportó un objeto antes de sentir que era llevada dentro de una nave? ¿Por qué pensar que estos hechos tienen relación? ¡No tiene sentido!, es como si a mí me secuestran unos ladrones y yo lo asocio con la canción que estaba puesta en mi auto en el momento del secuestro... Una cosa nada tiene que ver con la otra.


POSIBILIDADES DE VIDA ET

Hay posibilidades de que existan extraterrestres y vengan aquí... Posibilidades quizás mínimas pero, a fin de cuentas posibilidades. Porque uno nunca debe estar cerrado a eso, a las POSIBILIDADES... Y quizás ese hecho es lo que siempre mantiene nuestras esperanzas, pues del tamaño de las posibilidades es el tamaño de la esperanza... Yo, por ejemplo, creo que hay una pequeña posibilidad de que algún día el PRI pierda las elecciones y entonces tengo la esperanza de que exista una verdadera democracia en México.

Entonces sí existe la posibilidad, aunque sea mínima, de que haya extraterrestres y puedan viajar distancias inimaginables, entonces tengo la esperanza de que algún día haya pruebas de que hay naves extraterrestres en la tierra, volando sobre nuestros cielos. Pero hasta entonces únicamente soy un ufólogo escéptico y un ufólogo es un investigador y un investigador debe solucionar casos y no NO solucionarlos... Pues es como si a un detective le ovacionaran no resolver los casos... Por eso cada vez que encuentro una explicación satisfactoria a un reporte me siento sumamente contento, porque cumplí con mi trabajo de investigador, tal y como lo haría Sherlock Holmes.

Entonces el mejor modo de llamar a mi trabajo es como de “Ufología Duditativa o Escéptica”... pero ¿qué pasaría si un día obtuviera una prueba de que esos Objetos No Identificados son efectivamente Naves Extraterrestres?

Lo diría, por supuesto. Pero claro que lo gritaría a mil voces y yo sería el primero en estar feliz y demostrarlo, porque el día que me convenza es porque voy a tener una PRUEBA que podrá demostrar mi afirmación, porque si no no sería una prueba...



Me explico. Como afirmar que los OVNIs se pueden identificar como Naves Extraterrestres es algo sumamente extraordinario, mi prueba debe ser así de extraordinaria... esta sería tan extraordinaria que nadie podría negarla. No me pregunten cuál, porque puede haber miles, tantas como objetos y conocimientos diferentes (a los que hay en este planeta) traigan los viajeros de otro...


DESDE KENNETH ARNOLD

Sin embargo en estos casi 50 años de ufología no hay nada, y por eso mi trabajo es identificar a los OVNIs uno por uno, pues si en verdad son Naves Extraterrestres entonces es muy posible que algún día aparezca esa PRUEBA que tanto se busca.

Mi amigo, el ufólogo Luis Ruiz Noguez encontró el hilo negro y nombró a esa “prueba perfecta” El Objeto Ufológico Permanente. Eso es lo que Luis Ruiz, yo y muchos otros ufólogos racionales actualmente buscamos. Sin embargo, hoy dudo mucho que lo haya, porque con el tiempo que he estado metido y obsesionado día tras día por este tema he descubierto muchas cosas...

Hay gente que piensa que yo dejé de creer en extraterrestres porque me decepcioné de los argumentos efímeros. La verdad es que yo dejé de tener fe en que los OVNIs eran naves extraterrestres cuando comencé a sembrar una semilla de razón en mi mente y luego me di cuenta que los Platos Voladores no podían existir, porque al agarrar el problema de raíz con lo primero que uno se topaba es con que el reporte que da nacimiento a los Platos Voladores ni siquiera es un reporte de Platos Voladores, sino simplemente un error periodístico. Porque Kenneth Arnold nunca vio objetos con forma de Plato Volador, y eso uno lo puede comprobar fácilmente leyendo su testimonio inicial y mirando los dibujos que hizo de lo que observó. Los objetos tenían una forma como de boomerang como de “ala voladora”, y Arnold dijo que SE DESPLAZABAN como cuando lanzas un PLATILLO sobre el agua. Cuando mencionó la palabra PLATILLO se refería al movimiento y no a la forma. El periodista que oyó su descripción, quien se llamaba Bill Baquette y trabajaba en la Asociated Press, entendió mal a Arnold y publicó que los objetos tenían LA FORMA de PLATILLOS VOLADORES, mas no el movimiento. La duda racional es simple. ¿Por qué la gente comenzó a reportar objetos con forma de platos soperos o pasteleros volando en el cielo?, ¿quién se acopló a qué?... ¿Los testigos a lo descrito por Baquette o los extraterrestres rediseñaron sus naves para ensartar en el error del periodista? La respuesta es obvia, y es sumamente simple...

Entonces es ese tipo de cosas las que uno se encuentra cuando se aborda el tema sin prejuicios y únicamente buscando la verdad. Y así uno se convence que los Platos Voladores son un error periodístico pero que los OVNIs son algo real. Claro: son Reales Objetos que Vuelan y No Sabemos Qué Son... Pero ¿quién es quien no sabe qué son?: El espectador. Y el espectador es una persona que al definir lo observado como OVNI, se está declarando incapaz de identificar lo que observa, y luego llega el investigador que al seguir llamándolo OVNI se declara también incompetente para darle explicación, y luego el lector, etc.

Y también una cosa es lo que el testigo ve y otra la que el investigador cree que vio. Y luego otra muy diferente la que el lector cree que el investigador cree que el testigo cree que vio. Esto en ufología se llama el Síndrome de la Distorsión de la Realidad. Algo muy común y que pocos investigadores consideran.

También común es que los “ufólogos” tengan pocos conocimientos de diversas ciencias que les permitan encontrar en éstas las explicaciones lógicas... En los más de diez años que llevo metido en este asunto he tenido que ir aprendiendo una cantidad extraordinaria de explicaciones a algo cuya tarjeta de presentación es la No Identificación; porque decir OVNIs es como decir nada, o sea encontrarle definición a algo que no la tiene. En fin, es bastante difícil pero ese es mi trabajo y me gusta hacerlo.


UNA REAL UFOLOGÍA

La gente cree que la ufología, por tener la terminación “logía” ya es una ciencia... pero uno no necesita ningún estudio para denominarse “ufólogo”. Yo, antes que ufólogo, soy escritor, y el tema de los OVNIs satisface muchas de mis búsquedas en este campo, y en el de la investigación... Y además gracoas a los OVNIs yo he aprendido de astronomía, psicología, geología, meteorología, filosofía y de muchas otras ciencias, y por eso no me arrepiento de haberme metido un día, cuando era un niño curioso, a husmear por este asunto... pues después de adentrarme y de obsesionarme hasta encontrar lo que me satisfacía, que son las respuestas, y después de todo, y a pesar de todo, me he convertido en lo que me gusta, en lo que ahora soy... un escritor que duda, investiga y sueña con que algún día los sueños no demostrados se materialicen como PRUEBAS, y así se hagan realidad...

1 comentario: