lunes, 2 de febrero de 2015

La medicina que vino del espacio

Héctor Chavarría, en su decálogo escéptico, afirma que el mensaje de un “contactado” jamás ha excedido, ni excederá el nivel de sus propios conocimientos. De ahí que, a lo mucho, esos mensajes sólo reflejen los conocimientos científicos de la época; aunque –como ha señalado Luis Ruiz Noguez- en realidad esos mensajes ni siquiera se suelen acercar un poco al conocimiento científico. La razón de lo anterior es obvia: los señores que se dicen contactados tienen una pobre cultura científica.

Como dice el mismo Chavarría, los “contactados” sólo presentan mensajes pueriles como “salven a las ballenas”, “fumar produce cáncer” o “tengan cuidado con la energía nuclear”.

Los dos siguientes ejemplos nos muestran el verdadero nivel de las pruebas presentadas por los "contactados" y el verdadero nivel de la ufología.

En julio de 1999, la revista Contacto Ovni publicó un número especial sobre contactados. Ahí exponen el caso de Rolando Quiroga Valero. El número estuvo a cargo del "físico" Mario Torres Luján, quien fuera el último director de la revista (aquí algo sobre sus análisis por computadora de fotografías de ovnis).


Hay personas que para demostrar su contacto con los extraterrestres trucan fotografìas y videos, otros simplemente hablan de los mensajes de los hermanos del cosmos, algunos más "canalizan" a sus amigos del espacio.

Los mensajes de los extraterrestres suelen ser bastante bobos y aburridos. Algunos "contactados" dicen haber recibido valiosa información médica. Un ejemplo es Rolando Quiroga (1929-2011). 

Sus primeros contactos fueron telepáticos. Una vez que se dio el encuentro físico, Quiroga subió a las naves y visitó Erra, el planeta del que procedían sus amigos. El "contactado" afirmaba haber sido operado del corazón por Ellos.

Como decía líneas atrás, a Quiroga los extraterrestres le revelaron importantes conocimientos médicos: "ellos han compartido su tecnología conmigo para crear un aparato que yo llamo ionizador y que sirve para curar todo tipo de enfermedades como la diabetes, la migraña y la bronquitis, entre otras."

Además del "activador iónico", Quiroga elaboró planos de otros aparatos para curar.

El sorprendente, maravilloso e impactante activador iónico consiste en ¡varias pelotas de ping-pong pegadas a dos octágonos de acrílico!


Si usted no se impresionó con este caso, la ufología no es su vocación. Veamos si el siguiente caso sí logra despertar su asombro. 

En el número 64 de la revista Contacto Ovni (julio de 1998), Jerónimo Flores (quien cuenta con las características necesarias para dedicarse a la ufología) nos cuenta el caso del señor Flavio Vargas del Toro.


El señor Flavio Vargas del Toro dice estar en contacto con "los seres de luz de la constelación de Sirio". Nunca los ha visto, el contacto ha sido a "nivel astral y mental". El señor Flavio dice:

"El hombre en su eterna lucha por la salud recurre a la medicina alópata, homeópata y la herbolaria, también busca el alivio para sus enfermedades con sistemas de curación que existen en la medicina alternativa como son la gemoterapia, la magnetoterapia, las flores de Bach y la sanación por energía como el reiki, entre tantos mètodos curativos. Estos sistemas de sanación son muy buenos, pero tienen como limitación el desgaste del terapeuta por el tiempo que dedica a cada persona; por consecuencia se requiere de un método que nos permita acoplarnos a las circunstancias presentes, ayudando a las personas de una forma rápida y efectiva cuidando y combatiendo todos los aspectos que contribuyen a enfermar como son la alimentación inadecuada, la frecuente exposición a zonas geopáticas y la contaminación electromagnética que pudiera existir en su hogar o lugar de trabajo."

Así, tanto el señor Flavio como su esposa solicitaron "mentalmente a los planos superiores, que se nos otorgara un instrumento de curación sencillo que cualquier persona pudiese usar para sanar y a la vez sanar ella misma a otros semejantes."

¿Obtuvieron respuesta? "Un día recibí telepáticamente la forma de un triángulo con las medidas adecuadas, el tipo de material y el programa de la constelación de Sirio para ser usado aquí en la Tierra aumentando la frecuencia vibracional."

Pueden observar el portentoso instrumento (al que Flavio Vargas llamó "sagrav") en las fotografías. 


Sí, se ve poco impresionante, pero no se dejen llevar por las apariencias, el mismo "contactado" explica:

"Lo que entra y fluye por el vórtice del 'sagrav', es energía cósmica que puede ser utilizada para un número indeterminado de propósitos (...) cada 'sagrav' es como una terminal de computadora conectada a una gran computadora cósmica, en la que el usuario es el canal operador que programará al energizador, segús sus requerimientos o deseos."

¿Y cómo funciona? "El 'sagrav' energetiza el agua con la cantidad que cada persona necesita en particular y al beber esta agua se produce la sanación o la disminución de la enfermedad según el caso. Recordemos que el agua está presente en tres cuartas partes de nuestro cuerpo y en nuestro planeta, es el vehículo ideal para aumentar la vibración, eliminando así problemas emocionales que provocan enfermedades y alteraciones físicas en el cuerpo humano. Este instrumento de origen galáctico bautizado como 'sagrav', es sencillo de utilizar (sólo con la mente), económico (sólo con agua) y de efectos muy rápidos (segundos)."


 Como dice Luis Ruiz Noguez: los ufólogos tienen la mente tan abierta que fácilmente se les puede vender el edificio del Pentágono ¡dos veces!

3 comentarios:

  1. Impresionante el hecho de que "Sagrav" es "Vargas" al revés. Ni para inventar nombres tienen imaginación.

    ResponderEliminar
  2. Mi duda al leer el testimonio del senor Flavio es... que diablos es una zona geopatica? Significa que "Sientes la Tierra"? Eh?

    ResponderEliminar
  3. Mira mi estimado...!
    Es muy facil decir de igual manera la posición que defiendes!
    Pero cuando estás frente a esos aparatos que no se saben cual es su origen... te orinas la primera vez que los ves!
    Al Sr. Rolando Quiroga Valero lo conocí desde hace 27 años y vi junto con él las naves en la zona de García N.L. México.

    ResponderEliminar