domingo, 15 de febrero de 2015

Be Witness/Sé testigo: Jaime Maussán (4)

Los improbables MJ-12 o Los ufólogos y los duendes

En YouTube pueden encontrarse varios de los debates que organizaba Nino Canún en su "¿Y usted qué opina?". Desgraciadamente ya no puede verse uno en el que el investigador Óscar García debatió con Maussán acerca de los documentos MJ-12.

García argumentaba que Philip Klass había podido demostrar que la firma de Harry Truman (del documento Truman-Forrestal) era una falsificación. Maussán le respondía (algo como) "Ya Mario Méndez Acosta dijo lo mismo en otro programa". Y remataba: "No me vas a hacer dudar de los MJ-12". Pero en realidad la duda debería surgir sola -independientemente de lo descubierto por Klass- ante estos documentos. En otras palabras: cualquier investigador serio debería poner en duda la veracidad de esos supuestos informes. ¿La razón? Sus orígenes, mismos que aclaró García en el mencionado programa.


Texto que apareció en el número especial de la revista Contacto Ovni sobre la autopsia extraterrestre

"Entonces no conoces la historia del MJ-12", le dijo García a Maussán, después de que éste último negara la historia narrada por el primero. Pero, ¿cuál es el origen de los MJ-12? Carl Sagan lo contó en El mundo y sus demonios:

"Una de las intersecciones más estimulantes que se han comentado entre los ovnis y el secreto son los llamados documentos MJ-12. A finales de 1984, según cuenta la historia, apareció un sobre que contenía un rollo de película expuesta pero no revelada en el buzón de un productor de cine, Jaime Shandera, interesado en los ovnis y en el encubrimiento del gobierno (no deja de ser curioso que ocurriera justo cuando salía para ir a comer con el autor de un libro sobre los supuestos acontecimientos de Roswell, Nuevo México). Cuando revelaron la película, 'resultó ser' página tras página de una orden ejecutiva altamente reservada, 'sólo para lectura', con fecha de 24 de septiembre de 1947, en la que el presidente Harry S. Truman aparentemente nombraba un comité de doce científicos y oficiales del gobierno para examinar una serie de platillos volantes accidentados y pequeños cuerpos de extraterrestres. La formación del comité MJ-12 es destacable, porque en él constan exactamente los nombres de los miembros militares, de inteligencia, de ciencia e ingeniería que habrían sido convocados a investigar estos accidentes si hubieran ocurrido. En los documentos MJ-12 hay sugestivas referencias a apéndices sobre la naturaleza de los extraterrestres, la tecnología de sus naves y cosas así, pero no se incluyen en la misteriosa película.

Imagen del número especial de la revista Contacto Ovni sobre ovnis estrellados en el mundo (a cargo de Maussán)

"Las Fuerzas Aéreas dicen que el documento es falso. El experto en ovnis Philip J. Klass y otros encuentran inconsistencias lexicográficas y tipográficas que sugieren que todo es un engaño. Los que compran obras de arte se preocupan por la procedencia de sus cuadros, es decir, quién fue el último propietario y quién el anterior, y así hasta el artista original. Si faltan eslabones en la cadena -si sólo se puede seguir el rastro de un cuadro de trescientos años de antigüedad durante sesenta y después no tenemos ni idea de en qué casa o museo estaba expuesto- surgen señales de aviso de falsificación. Como el beneficio para los falsificadores de arte es muy alto, los coleccionistas deben ser especialmente cautos. El punto más vulnerable y sospechoso de los documentos MJ-12 radica precisamente en esta cuestión de procedencia: una prueba dejada milagrosamente en el umbral, como salida de una historia de cuento de hadas, quizá 'El zapatero y los duendes'.

"Hay muchos casos similares en la historia humana: súbitamente aparece un documento de procedencia dudosa con información de gran importancia que sostiene con contundencia la argumentación de los que han hecho el descubrimiento. Después de una cuidadosa, y en algunos casos valiente, investigación se demuestra que el documento es falso. No cuesta nada entender la motivación de los embaucadores. Un ejemplo más o menos típico es el libros del Deuteronomio: lo descubrió el rey Josías en el Templo de Jerusalén y, milagrosamente, en medio de una importante lucha de reforma, encontró en él la confirmación de todos sus puntos de vista"

Aquí puede leerse de cuando Klass desenmascaró el fraude MJ-12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada