domingo, 20 de octubre de 2013

El fraude de los detectores moleculares GT-200

El robot escéptico enmascarado leyendo el libro en el que Carlos Galindo escribió sobre los "detectores moleculares GT-200", también llamados "ouija del diablo".
 

Sin importar si somos soldados, policías, jueces, reporteros, activistas sociales, artistas, intelectuales, defensores de los derechos humanos, Senadores, Secretarios de Estado o el propio Presidente de la República, necesitamos adquirir una cultura científica que nos permita desarrollar un pensamiento lógico y, por lo tanto, crítico (...) La cruzada contra la ouija del diablo también nos indica el tipo de conocimientos científicos que necesitamos adquirir (...) Frente a cuestiones de interés nacional, necesitamos comprender y compartir la información relevante y, cuando sea posible, realizar pruebas públicas para que cada persona en México, haciendo uso de su propia capacidad de razonamiento, pueda llegar a sus propias conclusiones. Lo que necesitamos aprender, entonces, es a desarrollar nuestra propia capacidad de razonamiento crítico. Sin importar nuestra ocupación, necesitamos aprender a reconocer argumentos lógicos, contraargumentos válidos y falacias argumentativas. En cuestiones numéricas, nos urge contar con herramientas de análisis, tales como realizar pruebas válidas y medir adecuadamente los fenómenos que nos afectan -por ejemplo, en México es urgente cuantificar de forma comprensible y permanente las violaciones a nuestros derechos y garantías constitucionales. Estos son los conocimientos que nos permitirán desarrollar el tipo de pensamiento crítico que tanta falta hace en México. No existe ningún antídoto milagroso, es hora de desengañarnos. Necesitamos cultivar, en nosotros mismos, el pensamiento crítico de tipo científico. Sólo así podremos librarnos del maleficio de la ouija del diablo, vivir en un país seguro y defender exitosamente nuestros derechos humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada