miércoles, 4 de septiembre de 2013

Ferriz según Ferriz

El día de ayer, a los 92 años, falleció el comunicador Pedro Ferriz Santacruz.

El 26 de abril de 1978, en la revista Contactos Extraterrestres apareció una entrevista que le realizara el ufólogo Fernando J. Téllez. Entre otras cosas Ferriz dijo sobre sí mismo:

Recuerdo que de pequeño leía a Camilo Flammarion y Julio Verne, que eran los Ray Bradbury de esa  época. También jugaba a construir telescopios y aviones en un corral de mi casa, allá en Piedras Negras, Coahuila. Luego, al trasladarme a la ciudad de México también tuve un corral como cuarto de juegos. Mis inquietudes las canalicé en la astronomía, y estudié mil cosas, leyendo todo lo que caía en mis manos. Cuando adulto, me sentía un poco frustrado, ya que seguí las carreras de leyes y filosofía. Sin embargo, esta última me ayudó mucho a contestar mis inquietudes primarias, tales como ¿vale la pena vivir? y ¿qué es el hombre?, es decir: el problema ontológico y el problema axiológico, o sea la razón de ser y el valor de las cosas (si esto vale la pena de ser vivido). Junto con ello también se me planteó el problema religioso, el problema de la existencia de Dios. Debo aclarar que siempre tuve una vida interna muy activa. Yo he sido de todo, y me he dado cuenta que todos en diversas escalas nos planteamos las mismas preguntas existenciales. He sido un terrible místico, un terrible hereje, un positivista, un mitómano... he sido supersticioso, he sido profundamente religioso; vamos, he pasado por muchas etapas. Ahora, a los 57 años, me siento inmensamente viejo, porque ya puedo pensar con una cierta incredulidad en todo. Pues bien, todo esto lo cito en relación a mi interés por los OVNIS para que se me entienda que siempre me han embargado estas inquietudes (...) en el asunto de los OVNIS me ha sucedido lo mismo que con la filosofía y la religión. He sido de todo; he creído que son artefactos de otros planetas, que han venido a visitarnos convencionalmente, como nosotros, visitaríamos en nuestro horizonte cultural otros planetas habitados, hasta llegar a la idea de que son como dioses para nosotros, que incluso ellos pudieron habernos creado... También he creído en Marla, o he creído en Adamsky, y he creído en toda la ciencia ficción; he creído en todas estas cosas y ahora apenas voy llegando a ciertas conclusiones mías; he creído que son ángeles, he creído que son demonios, he creído en luchas interplanetarias, he creído en todo pero "no lo puedo decir". En cada conferencia que doy no puedo decir "ahora pienso esto", y en la siguiente ya tengo otra opinión. En realidad todas son teorías frente a un fenómeno incomprensible y me vuelvo a poner en la tesitura del joven que está ante Dios: también él tiene necesidad de encontrar ciertas respuestas, así como este hombre maduro necesita saber qué son los OVNIS. Para mí, este fenómeno OVNI es equivalente al misterio de nuestra existencia. Por esto, en mi libro digo: "Junto a la idea de Dios la idea del OVNI", tan incomprensible una como la otra, aunque eso suene como una herejía; pero en un último análisis todo depende, emana y dimana de Dios. 


En la década de los setenta Pedro Ferriz consideraba que el trabajo de William Spaulding era de gran valor para determinar si un caso era verdadero o falso. Spaulding era el director del Ground Saucer Watch (mismo que se fundó en 1957), el primer grupo dedicado a hacer análisis por computadora de fotografías y videos de ovnis, extraterrestres, yetis y otros "fenómenos anómalos".


Ferriz consideraba que la parte científica de la ufología estaba representada por Vallée, Hynek y Spaulding.



El fallecido conductor siempre fue un crítico del charlatán Jaime Maussán. Veamos un ejemplo. ¿Recuerdan el caso del "extraterrestre de Metepec"?

Cuanta la leyenda ufológica que Sara Cuevas Tornel (entonces de 38 años) videograbó un extraterrestre en septiembre de 1994. El video fue "analizado" por Víctor Quezada. Según Maussán, el video muestra un extraterrestre de tipo insectoide (con todo y antenitas) que brilla en la oscuridad. La verdad es que el ufólogo, mediante un delineador electrónico, nos indicaba la forma del extraterrestre. 

Por otro lado, una nave nodriza y siete pequeñas naves destruyeron una milpa (varias plantas sufrieron "extrañas deformaciones").  En realidad quienes destruyeron la milpa fueron los curiosos que se metieron a husmear.


Ferriz mencionó sobre las imágenes:

“No es cierto lo del marciano de Metepec que apareció el 16. Se trata de una persona vestida de blanco, con un pantalón de mezclilla, que traía un costal en el cual depositaba los elotes que se robaba. Es muy difícil que estando todavía los festejos de la independencia y siendo que había muchas luces de los fuegos artificiales, Sara Cuevas haya podido ver una luz en particular”.

En su momento no entendí cómo es que Ferriz veía a una persona con un costal. Sin embargo, el ufólogo José Luis Martínez llevó a cabo una recreación que aclara la idea. El costal estaría sobre uno de los hombros del ladrón de elotes. Compárese la imagen del "extraterrestre" con la del niño con el costal. 


Luis Ruiz Noguez le dedicó varias entradas al caso en su blog Marcianitos Verdes. Aquí puede leerse la primera parte.

Los de la Manzanita Sol le propusieron realizar un comercial en el que aparecerían marcianitos, a Ferriz no le pareció buena idea. "¿Cómo me los quito de encima?", pensó el locutor. No se negó, pero para que no volvieran a buscarlo les informó cuánto tendrían que pagarle, por supuesto mencionó una cifra -a su criterio- exagerada. Le sorprendió que días después le llamaran para informarle que aceptaban. 


 Aquí las líneas que Luis Ruiz Noguez escribió sobre Pedro Ferriz. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada