domingo, 18 de marzo de 2012

EL CASO PUEBLA (Quinta y última parte)

Luis Ruiz Noguez

TRECE AÑOS DESPUÉS

Tuvieron que pasar trece años para que se tuviera la respuesta al Caso Puebla. Y la respuesta la obtendría Héctor Escobar, antiguo colaborador de Contactos Extraterrestres, y psicólogo de profesión.

Durante años le había dado vueltas al asunto. Se enfrentaba a un “caso perfecto”, como gustan llamar los ufólogos. Se tenía una enorme cantidad de testigos independientes entre sí, lo cual descartaba la idea de un engaño. Los trazados sobre un mapa mostraban, además, que el objeto había seguido una trayectoria en línea recta. Finalmente existían dos evidencias importantes, la filmación obtenida por el equipo de cine y, por si fuera poco, un fragmento metálico.

En el número 144 de la revista Contactos Extraterrestres (julio de 1982), Chavarría publicó -firmando con uno de sus seudónimos- el cuento Un equívoco muy comprensible..., mismo que se basaba en el caso Puebla

Era un hueso duro de roer ya que no se trataba de un fraude (cientos de personas no pudieron haberse puesto de acuerdo para perpetrarlo), una confusión con un fenómeno de origen natural, como un meteorito, o algún fenómeno atmosférico, como una centella, ya que se tenían los restos del OVNI que no correspondían con estos fenómenos. El fragmento era evidentemente de origen artificial.

Escobar planteó las siguientes explicaciones alternativas:

a) chatarra espacial
b) fragmentos de una aeronave convencional
c) fragmentos de una explosión lanzados a gran altura [16]
d) desconocido

Las hipótesis b y c se eliminaron casi inmediatamente [17]–escribió Escobar-, pero quedaba la hipótesis a, es decir, que fuera chatarra espacial [18].

A fin de averiguar si era cierta esta suposición, Escobar se comunicó con el United States Space Comand (Comando Espacial de los Estados Unidos) con domicilio en la Base Áerea Peterson en Colorado, Estados Unidos, a donde envió una carta detallando los pormenores del avistamiento, fecha, hora, características del objeto y una copia de los análisis metalúrgicos realizados a la muestra.

La respuesta llegó pocos días después. El OVNI fue identificado por el Center Computational Center del NORAD (Centro Computacional del Espacio del NORAD): El día 29 de julio de 1977, a las 6:00 de la mañana tiempo de México, había reingresado la tercera etapa del cohete impulsor que puso en órbita al satélite soviético Cosmos 929, misma que se había desintegrado sobre los cielos mexicanos.

Finalmente había una respuesta al Caso Puebla: chatarra espacial.


La carta del Comando Espacial de los E.U. incluía un mapa con las últimas etapas del cohete, mismo que muestra claramente cómo se dio el paso sobre México a esas horas de la madrugada.

El cohete había sido lanzado unos días antes, el 17 de julio de 1977, desde el cosmódromo de Baikonur, en la Unión Soviética. Los fanáticos de los OVNIs no deberían sentirse apesadumbrados por este resultado porque, como dijo Héctor Chavarría:

La distancia de no identificado a identificado es muy corta. Pero para consuelo de los creyentes: sí era un fragmento cósmico, de la serie Cosmos; sí llegó del espacio sideral; y sí formaba parte de una nave espacial. Que fuera una nave espacial terrícola es un simple detalle.

Los resultados de la investigación de Escobar se dieron a conocer en el programa Tiempo de Cambio, conducido por Nino Canún y posteriormente en ¿Y usted qué opina?, del mismo conductor.


LA CARTA DEL COMANDO ESPACIAL DE LOS ESTADOS UNIDOS

La siguiente es la traducción íntegra de la carta que recibiera Héctor Escobar y que explicaría un caso que fue “perfecto” durante trece años.

COMANDO ESPACIAL DE LOS ESTADOS UNIDOS
Base de la Fuerza Aérea de Peterson
Colorado 80914-5001

Héctor Escobar Sotomayor.
Estimado señor Sotomayor:

En respuesta a su carta solicitando que NORAD identifique un Objeto Volador No Identificado visto sobre México, el USSPACECOM ha investigado todos los objetos que reingresaron a la atmósfera el 29 de julio de 1977 o cerca de esa fecha.

Sólo un objeto, el número 10147 del Centro de Vigilancia del Espaciao (SSC) hizo su reingreso en ese día. Este fue el cuerpo del cohete soviético del COSMOS 929, lanzado el 17 de julio de 1977. El denominador internacional para el número 10147 del SSC es 1977-066B. Nuestra última predicción de reingreso mostraba que el objeto reingresaría el 29 de julio de 1977 (día juliano 210) a las 12:00, Tiempo del Meridiano de Greenwich (GTM). Las coordenadas de reingreso fueron Latitud 9 grados Norte, Longitud 107 grados Oeste, en el Océano Pacífico, a 600 millas náuticas al Suroeste de México. Por favor, nótese que esta es sólo una predicción y no fue confirmada por ninguna observación visual.

El anexo 1 es un trazo de terreno (la órbita de un satélite priyectada vertivalmente sobre la superficie de la Tierra) mostrando la trayectoria prevista del 10147 y su ubicación aproximada a las 09:00, 10:00, 11:00, 12:00 y 13:00 GMT del 29 de julio. Nota: las 12:00 GMT corresponden a las 6:00 horas del Tiempo del Día de las Montañas. Este trazo de terreno fue reconstruido a partir de nuestra última ecuación orbital para el objeto 10147. El trazo del terreno muestra que el cuerpo del cohete cruzó por encima de México de Suroeste a Noreste alrededor de las 12:00 GMT. Su dirección y localización corresponden de manera bastante exacta con la flecha roja mostrada en el mapa que usted nos envió. De hecho, las coordenadas en el punto de impacto que marcó (aproximadamente N21.00 W097.00) caen esencialmente en el trazo del terreno del objeto 10147 poco después de las 1200 GMT.

No podemos decir con absoluta certeza que su avistamiento fuera el objeto 10147. Sin embargo, con base en nuestra experiencia, sus datos y el Anexo 1, es altamente probable que el objeto que ustedes hallaron sea un fragmento del cuerpo del cohete (objeto 10147) que sobrevivió al reingreso. La única pieza de información que no se correlaciona es su hora de avistamiento de 06:00 Tiempo del Este, que corresponde a las 10:00 GTM. Si se cometió un error en la conversión de zonas de tiempo y su horario de avistamiento fue en realidad las 6:00 horas del Tiempo de Día de las Montañas, que son las 12:00 GMT, entonces la correlación es casi perfecta y lo que se vio fueron los restos del cohete del Cosmos 929. Según sabemos, la mayor parte de México utiliza el Tiempo de Día de las Montañas de EU [19], así que quizá valga la pena verificar de nuevo su hora de avistamiento.

Por favor remita cualquier otra pregunta a:

HQ USSPACECOM/J3SOS
Cheyenne Mountain AFB
Colorado 80914-5601

Mi PC es la Teniente primera Dupourque. Ella se le puede localizar en la Base de la Fuerza Aérea de Cheyenne Mountain (719) 473-4010 ext 3185.

Afectuosamente
(firma)
Capitán de la Marina de los Estados Unidos D.W. Ritt
Director Diputado para el Control Espacial
1 Anexo
Trazo de terreno



EL NUEVO “PROFETA”

Fue precisamente en uno de los programas de Nino Canún, pero en el transmitido el 7 de junio de 1991 en que Héctor Chavarría apareció sosteniendo en una mano un fragmento de metal chamuscado.

Artículo de la revista TELE-GUÍA

Tratábamos de hacernos oír –declaró Héctor-, sobre los gritos de los creyentes en el fenómenos OVNI –entiéndase, creyentes en el sentido religioso- encabezados por el nuevo “profeta” Jaime Maussán, quien parece desear para sí el sitio que alguna vez ocupó Pedro Ferriz –saludos Pedro-, sin la ecuanimidad de éste y por supuesto, sin sus conocimientos.

El nuevo profeta argumentó –confesó- acerca del Caso Puebla que “lo desconocía”, como si con eso pudiera desvirtuarlo y de paso dar por hecho que lo que él no conoce es falso.

El ex jesuita Salvador Freixedo resultó ser un poco más conocedor de los temas que se supone son la especialidad de los ufólogos. En su libro La amenaza extraterrestre, escribió:

...yo mismo pude observar en México el choque del OVNI en las montañas de Puebla. El cierre de todos los caminos por personal del Ejercito y en algunos sitios de la colocación de cordones de soldados cada varios metros.



Recordemos que la presencia del Ejercito fue sólo un rumor, nadie observó tal despliegue de tropas como las que indica Freixedo. Más adelante continúa el ufólogo:

En el estrellamiento de Puebla (México) a que hice referencia en uno de los capítulos iniciales y que yo pude contemplar personalmente (aunque de lejos, debido a las restricciones militares), excepto en un periódico sensacionalista no hubo reacción alguna por parte de la prensa, considerada “seria”. Y cuando indagamos con las autoridades oficiales acerca del suceso, se nos dijo con todo el aplomo que no había ocurrido absolutamente nada.



Esta es otra mentira. El lector encontrará, en las referencias al final del libro, varios artículos aparecidos en los principales diarios de la capital mexicana. Seguimos con Salvador.

Como dato final le diré al lector que tengo en mi poder un trozo de lo que quedó tras la vivísima explosión de un OVNI a muy baja altura cuando se disponía a aterrizar. Me lo entregó el contactado que fue testigo del suceso (en la serranía Puebla, en México) y que, como en otras ocasiones, esperaba al OVNI en el mismo sitio para comunicarse con sus ocupantes.

Cuando me lo contaba se le caían las lágrimas “porque había perdido a sus amigos” con los que ya le unía un gran afecto.



Cuando yo leía estos párrafos se me caían las lágrimas, pero de la risa. No creo que nadie en su sano juicio crea estas patrañas. Note el lector que en ningún momento Freixedo da un dato exacto, como la hora, fecha, lugar del impacto. Todo son vagas imprecisiones. En aquellos días, según escribió él mismo, se encontraba en Caracas dando conferencias. ¿Tendrán los ex jesuitas el don de la bilocación? Y aún hay más:

Yo pude ver en su casa el bloque de material brillante y cristalino, de varios kilos de peso, en que se convirtió el OVNI tras la vivísima llamarada que lo desintegró.



He llevado a analizar el pedacito que poseo –que emite unos fulgores muy bellos de color azul metálico- y el resultado ha sido un extraño material muy rico en titanio.


Si una vivísima llamarada desintegro el OVNI, ¿de dónde salieron los varios kilos del material brillante y cristalino? O ¿qué entiende Freixedo por la palabra desintegrar? Finalmente Salvador vuelve a mentir a sus lectores ya que el fragmento que se encontró en Puebla era acero y no Titanio, que, por otra parte, no emite destellos azules, ni tampoco verdes, amarillos ni nada por el estilo.


Este capítulo está dedicado al “nuevo profeta” para que aprenda un poco lo que es la ufología.

[16] Esta hipótesis ya la habían planteado los redactores de Contactos Extraterrestres y ellos mismos, como hemos visto, la habían refutado.
[17] En cuanto a la hipótesis "c" estamos de acuerdo con Escobar, pero creemos que se precipitó con la hipótesis "b", ya que el fragmento bien podía ser el tanque de combustible de alguna aeronave convencional que hubiera caído en el mar. Siento que Héctor la descartó a priori, sin cosiderarla a fondo. Sin embargo posteriormente Héctor tendría la razón al descubrir la verdad, en cierto sentido por Serendipia.
[18] Ojo. También quedaba la hipósisi "d", desconocido, en la que estaba implícita la hipótesis extraterrestre.
[19] Efectivamente ese es el dato correcto.


Todas las entradas sobre el caso Puebla:





http://elespaciodeldebunker.blogspot.mx/2012/03/el-caso-puebla-quinta-y-ultima-parte.html

Como final dejo el video en el que Héctor Chavarría habla de este caso con César Buenrostro y el administrador de Argoff TV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada