domingo, 19 de abril de 2015

Isaac Goiz Durán y su fraude del "par biomagnético"

Hace unos días visité la biblioteca del plantel Centro Histórico de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Ahí encontré varios anuncios de una "terapeuta en biomagnetismo" (aclaro que la mencionada universidad nada tiene que ver, la "terapeuta" simplemente dejó sus anuncios en el mostrador). 



Textos en los que se habla de este fraude: El timo de los pares magnéticos, Isaac Goiz Durán y su biomagnetismo. La verdadera universidad de Oxford habla y Un perfecto ejemplo de universidad "patito"

6 comentarios:

  1. Cierto, y es un ignorante peligroso, por ello es importante escribir sobre su fraude del "par biomagnético".

    ResponderEliminar
  2. Creo que para hacer una acusación creíble, pues me parece una cobardía tirar la piedra y esconder la mano y la cara, entiendo que esta terapia, evita cirugías innecesarias que dejan millones de pesos a clínicas, hospitales, personal médico y laboratorio, pero para ser un detractor creíble, lo primero que se debe hacer es dar la cara, luego escuchar a los pacientes que dicen haberse curado, y que la medicina alópata muchas veces no pudo o no quiso curar.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y tú das la cara para criticarme? Hay muchos Jorges Abundis. El dicho dice: el buen juez por su casa empieza. Otro dice: con la vara que mides serás mediodo. Otro más: mira la viga en tu ojo y no la paja en el ajeno.

    ¿Por qué dices que no doy la cara? Constantemente cambio las fotos de la barra de la derecha del blog, pero en la segunda de arriba a abajo, en estos momentos aparece mi cara. Y mi nombre aparece ahí abajo, y aparece en mi perfil como bloguero, y aparezco moderando las mesas en los videos que también están en la barra de la derecha.

    Pero eso es lo de menos, en realidad ni siquiera importa, lo que importa es la evidencia científica de esa "terapia".

    Quien hace la afirmación es quien debe demostrarla. ¿Qué pruebas hay de que funciona? Son quienes promueven la "terapia" quienes deben presentar las pruebas. Y no sólo se trata de escuchar a los pacientes, que me convencieran después de escucharlos no sería prueba de nada; los testimonios no son pruebas concluyentes, se necesitan estudios con un buen protocolo.

    Son los promotores del "biomagnetismo médico" quienes deben explicar las bases científicas que explican su funcionamiento.

    "entiendo que esta terapia, evita cirugías innecesarias..." Es lo que dicen, lo que prometen, ¿por qué creerles sin pruebas? Suedoterapias hay de todos los colores y sabores, todas ellas con defensores y con gente dispuesta a dar su testimonio a favor.

    ResponderEliminar