lunes, 6 de agosto de 2012

Otra para el "Semanario de lo insólito"

En el apartado dedicado a "lo insólito" del libro Memorias de la capacitación electoral en el Distrito Federal. Proceso electoral local 2000 -y que mencioné la anterior entrada- la Instructora electoral (del distrito XV) Aída Rosa Aguilera Lozano cuenta lo siguiente:

Fui al departamento del señor César Augusto Cerisola Trejo, para entregarle su reconocimiento. Toqué el interfón varias veces, hasta que me contestó una señorita; le dije el motivo de mi visita y a quién buscaba, y ella me abrió la puerta. Subí al departamento y toqué varias veces el timbre, hasta que llegó la portera y me preguntó cómo había entrado al edificio.


Le expliqué cómo, y ella me dijo sorprendida que el señor César vive solo, no hay nadie más en el departamento, y que tenía rato que había salido a trabajar; que no es la primera vez que le dicen que una mujer les contesta, y a la hora de entrar al edificio y tocar en ese departamento, no hay nadie. Yo le dije que probablemente me equivocé al tocar el timbre, pero me dijo que no sirve el interfón, y que nadie me podría contestar y menos abrir la puerta.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada