sábado, 22 de febrero de 2014

EXTRATERRESTRES EN LA ANTIGÜEDAD O LAS CHAQUETAS MENTALES DE JAIME MAUSSÁN

Hace ya muchos años Alejandro Agostinelli y Luis Ruiz Noguez me invitaron a participar en la lista de discusión de la Fundación Anomalía: la anomalist (en ese entonces mi blog Las patillas de Asimov aún no existía). En algunos de mis mensajes les pregunté sobre algo que le escuché decir a Maussán en un programa de televisión. El ufólogo comparaba un elemento de una pintura supuestamente prehistórica con un crop circle. Me refiero a los círculos que aparecen en las siguientes imágenes. 


Así, una comprobaba la veracidad de la otra (es decir, la pintura demostraba el origen extraterrestre de la figura de Inglaterra, y esta última demostraba que la pintura realmente representaba a un ser de otro planeta) ; el reto consistía en descifrar el mensaje de los círculos.

Luis Ruiz Noguez desmitificó rápidamente el asunto, desgraciadamente no puedo revisar sus comentarios debido a que tengo dificultades para entrar a mi antiguo correo electrónico y la lista es cerrada (para que alguien ingrese es necesario que sea propuesto por algún integrante de la lista).

Pero a raíz de mi pregunta y la respuesta del "tal Noguez", Diego Zúñiga, antiguo editor de La Nave de los locos, escribió las siguientes líneas:


EL NUEVO CHICHE DE MAUSSÁN

El investigador mexicano Martín Fragoso nos comentó que el divulgador Jaime Maussán ha estado mostrando la imagen que usted ve a su derecha como prueba indesmentible de la visita de seres extraterrestres en la antigüedad. Maussán atribuye esta imagen a un dibujo prehistórico, e incluso trata de descifrar el "mensaje" del disco que sostiene el "extraño ser", pues dice que "es parecido a los últimos mensajes aparecidos en los campos de trigo en Inglaterra", según comenta el escéptico Fragoso.

Sin embargo, y como era de suponerse, la historia no es tal y como la cuenta el ufópata mexicano. Según el experto del mismo país, Luis Ruiz Noguez, la imagen que el vendedor de videos anda promocionando apareció en uno de los números de la revista Sputnik (junio de 1967), como portada de un artículo del escritor soviético Viatcheslaw Zaitsev. Ruiz Noguez asegura que "en ese entonces estaba muy de moda en la URSS hablar de visitas extraterrestres en tiempos antiguos. La verdad es que se trata de la portada del artículo de Zaitzev, realizada por el dibujante A. Gypichar". Para que lo tengan presente. (D.Z.)

Traigo esto a colación porque recientemente, Leopoldo Zambrano Enríquez (autor del blog Meditaciones de un fumador) escribió al respecto:

Vuelve a circular la falsa pintura rupestre que data de 1967 hecha por un artista ruso par ilustrar un artículo que hablaba de los antiguos astronautas. El artículo en realidad hablaba de pinturas rupestres que nada tienen qué ver con esta imagen. Es un error que creció por un malentendido gracias a que esa imagen era la imagen de portada del artículo que hablaba de los Dropas, entre otras cosas, así que la imagen es una obra artística a modo de ilustrar sobre lo que trataba el artículo, y no las reales imágenes que se mostraban dentro del texto. Gracias a que Erich Von Däniken la colocó en uno de sus libros, el error se repitió y se hizo pasar la pintura del artista Ruso A. Brousnlov por las pinturas rupestres de las que el artículo hablaba. El astronauta de Fergana nunca existió, y yo aún estoy esperando el viaje a Fergana que un charlatán mediático de los OVNIS dijo que haría para ver las impactantes imágenes que prometió... ya han pasado varios años de esa promesa y nadie hace nada...
                       
 
Estas son las figuras a las que el artículo se refería:

 
El error de identificación, por el que Däniken se fue de bruces, se debe a la propia revista Sputnik, quien en el siguiente número, el 2, hizo una fe de erratas con respecto a un error de diseño del número anterior. Pero ya era demasiado tarde. El texto de rectificación decía:

Los Viajeros del Cosmos
Pedimos disculpas a nuestros lectores por un error en el diseño de la página 107 de nuestro número anterior.
La leyenda colocada justo encima del dibujo que ilustra el artículo, no se aplica a esta ilustración. En realidad corresponde a las ilustraciones de las páginas 110 y 111.

 
Conclusión (dirigida sólo a quienes todavía creen que el titular de Tercer Milenio es un investigador serio y confiable): Maussán, como buen charlatán que es, abre la boca sin verificar la información que presenta.

Pero los maussanitas (entiéndase los admiradores de Maussán) pueden estar tranquilos (sigan llenando de dinero los bolsillos de su ídolo), sólo se trata de la conclusión de un detractor... y como ha expresado el ufólogo sensacionalista (sí, Maussán): "el hecho de aceptar una equivocación, es un arma utilizada por los escépticos y seudoinvestigadores del fenómeno OVNI, para desacreditar todas las investigaciones desarrolladas en diferentes campos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada