sábado, 26 de febrero de 2011

miércoles, 23 de febrero de 2011

Gabriel Vargas y Monsi

En homenaje a Gabriel Vargas y a Carlos Monsiváis, en agosto del año pasado se inauguró el mural Sueño de una tarde de domingo en el callejón del Cuajo (basado en el mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central de Diego Rivera). Se encuentra en el Jardín de Juegos Infantiles de la calle de Regina, en el Centro Histórico.



domingo, 6 de febrero de 2011

¿Escépticos suicidas?

En los medicamentos homeopáticos no queda ni una sola molécula de la supuesta sustancia activa (se preparan mediante ultradilución). Samuel Hahnemann (1775-1843) no podía saber lo anterior, pero los hemeópatas de la actualidad sí lo saben (conocen el número de Avogadro). Por ello es que se sacaron de la manga la llamada "memoria del agua", un supuesto efecto de cuya existencia no han podido dar pruebas.

Por ello es que la homeopatía no pasa de ser magia disfrazada de ciencia. Y como en los "medicamentos homeopáticos" no hay ni una molécula del pricipio activo (son sólo una mezcla de agua -o alcohol- y azúcar), éstos no tienen efectos secundarios, de forma que no resulta peligroso tomarlos en sobredosis.

Por lo anterior la Sociedad de Escépticos de Merseyside organizó una sobredosis masiva homeopática en la que participaron aproximádamente 23 ciudades en 10 países.



En la Ciudad de México, el día de ayer, a las 10:23 de la mañana, frente a la Secretaría de Salud Federal, varios escépticos nos reunimos para mostrar lo dicho más arriba:

La homeopatía es magia disfrazada de ciencia